"Colmillos" ~ Salvador Macip y Sebastià Roig.



Título: Colmillos.
Título originalColmillos.
Autores: Salvador Macip y Sebastià Roig.
Género: Misterio.
Serie: Libro único.
Detrás de la portada: Shutterstock.
Primera publicación: 2011.
Editorial: La Galera.
Páginas: 225.
Precio: 16'95€.

Sus colmillos
son lo último que verás
antes de morir.

En el año 2006 se publicó en la prensa la noticia de los presuntos malos tratos sufridos por unos chicos en un reformatorio de características especiales, situado en un terreno escabroso del Empordà. El entorno aislado, las condiciones higiénicas en que vivían y la disciplina utilizada con los alumnos sugerían una atmósfera digna de una pesadilla. Esta novela se inspira en algunos de estos elementos y los uso como punto de partida.

CONFIDENCIAL.

NO PUBLICAR.


COLMILLOS tiene un principio curioso: un flashforward (realmente, ahora cada vez se están poniendo más de moda). A lo que iba, un flashforward curioso: es el ahora, no el después (pero igualmente lo llamo así porque luego pasamos al pasado, pero en el presente. (Es algo lioso, pero se puede resumir así: pasas del ahora al pasado, hasta que llegas al ahora [todo esto narrado en tercera persona y en presente]).
El libro se desarrolla en el centro educativo La Floresta (una especie de sitio de vacaciones donde los padres envían a los niños problemáticos, porque ya no saben qué hacer con ellos.
Allí las cosas son... difíciles; de día, mucho trabajo y poca comida; de noche, aullidos y... ¿una extraña niebla que hipnotiza?

La verdad es que este libro al principio me costó mucho cogerle el truco (el ritmo es un poco lento el primer día), pero fue sentarme una noche y no levantar la vista hasta las 2 a.m., con más de la mitad leído =P.

La historia, el tema del libro, es un poco... digamos que deprimente (pero en el buen sentido, eh). A los chicos que envían a ese centro, son niños ricos que hacen lo que quieren, cuando quieren... Ahí tienen que trabajar para comer una comida asquerosa, por lo que nuestro protagonista, Vicent, se da de hostias cabezazos contra la pared una y otra vez...

Voy a hablaros de los personajes, que son pocos y... realmente, no muy variados. Los clasifico en tres grupos:
Por un lado, están los niños ricos: Vicent, en el que se centra la historia. Al principio me parece un poco tonto; hay cosas que no se le escaparían a una persona normal, pero él que se cree guay no puede distinguirlas (hasta el último día o así, que es como: ¡olé, mi niño! ¿quieres un regalo por el esfuerzo?). Luego está Ariadna, una de las chicas que está en la mansión (La Floresta). Es bastante... soñadora. El otro chico, Cesc, piensa que es porque ha leído demasiados libros. Y ahí está toda la troupe; los tres niños ricos que se encargan de hacer el trabajo sucio de la mansión.
Por otro lado, están los... ejem, adultos (no dicen sus nombres en ningún momento, pero Vicent les pone unos apodos curiosos): está Clint, un estúpido tipo con peluquín (perdón, es que me cae de bien...). Luego Madonna, siempre con su escopeta, dispuesta a disparar cualquier cosa que tenga delante (pero igual de cagueta que Clint). Y por último, el que dirige el cotarro, el Capitán; un hombre extranjero que apenas sale de la mansión, sólo para observarles o para disparar a los salvajes.
Y así llegamos al tercer grupo: los salvajes. ¿Qué son exactamente? Vicent sólo ve sombras al principio, pero quizá sólo sea su cabeza, que le juega malas pasadas... Aunque a veces las alucinaciones son extremadamente reales.

Y... ¿qué es lo que quieren? ¿Por qué no dejan en paz la mansión? Quizá la respuesta a esta pregunta haya sido lo que menos me ha gustado del libro... Me ha parecido un poco insulso. Con dejarlo en que estaban en su territorio, que lo estaban invadiendo, era suficiente... Y creíble. Hasta ahí todo era creíble (¿quién no ha sufrido alguna vez los ataques de un animal? ... Vale, quizá así no sea la mejor forma de preguntarlo: ¿quién no ha visto nunca por la tele -o cualquier otro medio de comunicación- los ataques de un animal?). Pues imaginaos eso por... miles y miles de animales, que a lo que más se parecen es a... jabalíes gigantes.

En conclusión, COLMILLOS es un libro que está bastante bien; que se lee rápido, que te entretiene y te estremece en algunas ocasiones, si consigues meterte de lleno en la historia (porque hay escenas que... realmente, no querrías estar donde están ellos). Para rematar, es un libro que deja huella. Ya no por el misterio que pueda transmitir, si no por el maltrato afligido a esos chicos... Que parte de una base real.


Salvador Macip (Blanes, 1970) es médico, científico y escritor. Ha publicado novelas, narrativa corta y libros infantiles en catalán y frnacés, además de las obras de divulgación científica Inmortales, sanos y perfectos y Las grandes plagas modernas. También tiene una web y un blog de divulgación.

Sebastià Roig (Figueres, 1965) ha escrito novelas y obras de divulgación en catalán sobre la historieta, la ciencia ficción y el terror. Macip y Roig escriben juntos desde que coincidieron en el fanzine Dinamo a finales de siglo pasado. Su novela anterior (Mugrons de titani) ganó el XII premio de literatura erótica La Vall d'Albaida.




-Ahora-

Las fuerzas se le están agotando, pero sigue adelante.
Siente punzadas en el pecho, también en los brazos y los tobillos. La cabeza le da vueltas. No se detiene. no puede dejar que lo atrapen.
Las encinas han quedado atrás, justo a la entrada del pueblo. Encuentra el pequeño paseo medio desierto. Es demasiado pronto. Todo el mundo debe de estar aún durmiendo.
Atraviesa la avenida tan rápido como pude. Le fallan las fuerzas un momento, tropieza y está a punto de caerse.
Desde detrás de la ventana del bar, al fondo de la plazoleta, dos personas siguen la trayectoria errática del chico. El propietario, que prepara un café, y un cliente madrugador con pocas ganas de ir al trabajo.
El televisor emite un reportaje de animales salvajes sin que nadie le preste demasiada atención.
El cliente repiquetea sobre la barra con los dedos.
-¿Quién debe ser ese payaso?
El dueño se encoge de hombros.
-Ni idea. Tiene mala pinta.
-Quizás es uno de esos okupas...
-¿Un okupa? ¿Aquí? Nah, los okupas son cosa de ciudad. Un colgado, eso es lo que es.





Con la colaboración de La Galera.

4 comentarios:

  1. A ver si lo consigo (al igual que muchos otros) ^_^

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta... quizá lo lea :)

    PD: ¿Te pasas por mi blog? Te has perdido bastantes entradas... ^-^

    ResponderEliminar
  3. Pues me llama. Siempre me han gustado los libros que se basan un poco en la realidad para "enseñar" y los internados. Pensaba que iba de vampiros u hombres lobos (por el título y la moda), pero por tu reseña veo que me equivoqué. Seguramente me lo lea.
    Gracias por la reseña, ¡besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Muy buena reseña! Yo llevo tiempo queriendo leerlo ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar