"Entre tonos de gris" ~ Ruta Sepetys.


Título: Entre tonos de gris.
Título originalBetween shades of grey.
AutoraRuta Sepetys.
Género: Juvenil-adulta.
Serie: Libro único.
Primera publicación: 2011.
Editorial: Círculo de lectores.
Páginas: 284.
Precio: 15'50€.

A veces la vida es aplastada por el peso de la historia. A veces una cálida vida familiar puede ser destrozada por las oscuras fuerzas de la noche. Corre el invierno de 1941 y las tropas soviéticas han comenzado la ocupación de los países bálticos. Lina tiene quince años, y junto con su madre y su hermano Jonas, de diez, la han conducido a punta de pistola a un tren sin regreso. Lina soñaba con hacer una carrera universitaria en Vilnius. Tenía talento, dibujaba a carboncillo sus momentos felices, y lo hacía muy bien. Pero todo cambió aquella tarde de junio en la que aquellos hombres irrumpieron en su casa y les advirtieron que debían abandonarla.
Atrás queda, inalterable, el recuerdo de una vida familiar, castigada por el nuevo sistema político. Con éste han llegado la muerte, el dolor, la miseria, las traiciones de quienes tienen miedo en tiempos difíciles. Lina, su madre y su hermano, secuestrados y transportados en vagones de tren para ganado. Su destino se grabará en el hielo, serán vendidos como esclavos, deberán trabajar en campos de la muerte para poder subsistir y así contar, algún día, su desgracia. La suya será una muerte en vida, acompañada por una sinfonía de infortunios. Mujeres y niños, parturientas desconsoladas, hombres  sin destino, condenados a mantener una historia sobre la que planea la sempiterna amenaza del olvido.



ENTRE TONOS DE GRIS comienza de madrugada, cuando despiertan los soviéticos interrumpe en la casa lituana de nuestra protagonista para invitarles a acompañarles (¡todo muy sutil, eh! #NóteseLaIronía). Los están deportando: durante los siguientes días, lo único que podrán ver sus ojos será el interior del vagón de tren dedicado al ganado (las condiciones pésimas serán lo que acompañe a todos estos lituanos desde su partida).


Como ya sabéis de otras reseñas mías, nunca pero nunca nunca nunca, cojo un libro de alguien que no conozco con muchas ganas, porque luego llegan los malentendidos y que si no me gusta tal, no me gusta cuaaal; para evitar complicaciones, prefiero ir con la mente fría...

Pero como era de esperar, me metieron en la cabeza que este libro era algo más que bueno, y yo que soy tonta me lo creí. El veredicto es... ¡que no me ha decepcionado en absoluto! De verdad, esto es una auténtica obra de arte que recomiendo a todo el mundo; niños de 10, jóvenes de 25, adultos de 40 y mayores de 70. ¡ENTRE TONOS DE GRIS es un libro que no tiene edad!

Ésta no es una novela que se recuerde por sus grandes frases (¡que también las hay, eh!), sino más bien por la historia casi real que cuenta (nadie puede ser 100% fiel a la realidad; además de que estaría mal...), que con testimonios de gente que realmente vivió aquellas deportaciones consigue emocionar a todo aquel que quiera (¡y se atreva!) adentrarse a leer sus líneas; unas líneas tristes, ciertamente, pero igualmente perfectas. Así que un gran aplauso a esta autora, por todo el esfuerzo que ha hecho buscando información y entrevistándose con esas personas (otro aplauso a estas últimas; que revivir esas cosas ha tenido que ser muy duro para ellas).

La forma que tiene esta autora de escribir es sencillamente impresionante: ágil, amena..., contando en cada momento lo que se le pasaba por la cabeza a nuestra protagonista, Lina, quien me recuerda bastante al personaje principal de La Sombra de los Lobos; con un carácter fuerte para su época y precipitándose a sacar conclusiones, para nada ingenua y arriesgándose a la mínima oportunidad.

No podía faltar, nuestra pequeña historia de amor *-* que nada más empezar ya te hueles que algo va a pasar (tanto pique no es normal entre dos personas). Andrius es el típico morenazo de ojos verdes macarra, ése por el que todas nos derretiríamos a la mínima de cambio, que por fuera puede parecer un chico duro, pero que por dentro es todo amor (no puedo pasar por alto un detalle que tiene con Lina, que me ha parecido precioso. Para saber cuál es, os lo leéis; no quiero que me acuséis de spoiler =P). 

Otros personajes interesantes que aparecen en la novela son el señor Stalas (el calvo para los amigos): aunque por fuera pueda parecer prepotente, tiene momentos bastante caballerosos, por decirlo de algún modo, durante el libro; los padres de Lina son todo bondad: si alguien te hace daño, no vas a jugar con la misma moneda y rebajarte a su nivel, sino que le ayudarás en todo lo posible.

Como añadido, la gota que ha colmado el vaso de la perfección, es una pequeña tradición lituana que me ha parecido perfecta: en Navidad, la tradición lituana dictaba que se dejara un lugar vacío en la mesa, un espacio que simbolizaba a los miembros de la familia ausentes o que ya habían fallecido (cita del libro).

El título de la novela viene de la última parte (está divido en tres): un manto gris con el que se levantaba cada mañana, entre tonos de gris que bailaban a su alrededor. Dicho así, hasta parece bonito... Bastante lejos de la realidad. Ante todo, hay que tener algo siempre presente mientras estés leyendo: Entre tonos de gris no es un libro bonito, es un libro duro, y, por encima de todo, está basada en una historia real.

En conclusión, ENTRE TONOS DE GRIS es un libro único, lleno de realidad por todos lados que estremecerá a cualquier sin poder evitarlo; con un final que te pondrá la piel de gallina y conseguirá arrancarte algunas lagrimitas (una servidora incluida). 100% recomendable; una novela que todos deberíais tener en vuestra estantería, algo de lo que nunca os arrepentiréis.




Ruta Sepetys. Hija de un refugiado lituano, nació en 1967 en Michigan, Estados Unidos. Antes de fundas su propia productora de música en Nashville -ciudad en la que reside actualmente-, vivió en París y en Los Ángeles. Se licenció en Finanzas internacionales en el Hillsdale College, y estudió en el Centro de Estudios Europeos en Toulon y en el CIE en Nancy. Entre tonos de gris, su primera novela, es un homenaje a su padre y a miles de víctimas de los países bálticos que acabaron sus días en Siberia, bajo el yugo estalinista. Para escribirlo, la autora ha llevado a cabo su exhaustivo trabajo de investigación, que incluye entrevistas con familiares, supervivientes e historiadores. El resultado es una novela alabada por la crítica, situada entre las más vendidas en Estados Unidos desde poco después de su lanzamiento y que ha sido publicada en otros veinte países.


Me sacaron de casa en camisón.
Si echo la vista atrás, me doy cuenta de que todas las señales de lo que iba a ocurrir estaban ahí: las fotos de familia ardiendo en la chimenea, mi madre cosiendo por las noches la plata y sus mejores joyas en el forro de su abrigo, y papá que no volvió del trabajo. Mi hermano pequeño, Jonas, hacía preguntas. Yo también, pero quizá no quise atar cabos sobre lo que todas esas señales significaban. Sólo más tarde comprendí que mi madre y mi padre querían que escapáramos. Pero no lo hicimos.
Vinieron por nosotros y nos sacaron de casa.
14 de junio de 1941.

*Ya dije en su momento que las dos estrellas (★) es un caso extremo, 
pero Entre tonos de gris se lo merece*

12 comentarios:

  1. Intentaré convencer a mi madre de que me deje pedirlo, pero no puedo prometer nada ;)

    Besos de P a V

    ResponderEliminar
  2. Parece muy interesante, me la apunto y a ver si me la leo! unbeso!

    ResponderEliminar
  3. Uiii seguro que me lo pido en el proximo pedido a Circulo! ^^ Muacks!

    ResponderEliminar
  4. No paro de leer reseñas buenas (bueno, buenas no, excelentisimas) pero es que esa portada y esa sinopsis no me llaman nada TT
    Si está en la biblio lo leeré ;)

    PD: ¿Te pasas por mi blog?

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo esperando en la estantería y con muchas ganas de leerlo, todo el mundo hablais maravillas de él y estoy segura de que me va a gustar
    besos

    ResponderEliminar
  6. Había oído hablar genial de la novela y me da que definitivamente voy a hacerme con ella pero ya.

    Me has dado unas ganas impresionantes de leerme el libro jaja.

    ¡Un beso y buena reseña!

    ResponderEliminar
  7. Ya es la cuarta reseña extra positiva que leo. Lo voy a buscar para comprarlo, porque tiene que ser mío a la de ya.

    Gracias por la reseña. ¡Besos monosos!

    ResponderEliminar
  8. ¿Han cambiado la portada? Esta ha sido una de mis mejores lecturas del año, es una historia que merece la pena ser leído, sólo pensar que estaba basado en hechos reales me ponía los pelos de punta. ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Joeee tengo que leerlo pero ya.
    Le regalé este libro a mi tia por el amigo invisible y aun no lo ha leido.
    Vaya reseña, lo quiero lo quiero lo quiero!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tanto la reseña como la sinopsis me llaman, parecen el tipo de libros que me gusta, me recuerda un poco al Diario de Ana Frank, te lo recomiendo.

    Buena reseña

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es impresinante estoy a pocas paginas del final y te engancha de tal modo que no puedes parar de leerlo se lo recomiendo a todo el mundo pues sabe sacar todas tus emociones desde el dolor hasta la risa................ IMPRESCINDIBLE

    ResponderEliminar
  12. Siempre que empezamos una novela esperamos que nos anime a continuar su lectura, pero como esto no ocurre siempre acostumbro a leer tres libros a la vez, para cuando me canso de uno de ellos continúo con la lectura del siguiente. De esta forma voy saltando de uno a otro.
    “Entre tonos de gris”, de Ruta Sepetys, no me lo ha permitido, ya que no he podido soltarlo hasta el final de sus páginas.
    “Entre tonos de gris” es una novela dirigida a los jóvenes y no tan jóvenes que a través de Lina, chavala de 15 años y su hermano Jonas de 10, nos traslada a la dictadura comunista. Desde los ojos de estos jóvenes contemplamos el absurdo imperialismo y totalitarismo de la URSS. Estos pequeños héroes nos transmiten su lucha por vivir, sus esperanzas por un mañana.
    Os recomiendo esta novela. Es una lectura muy ágil, rápida, visual, de película.
    Como transcurre en Siberia lo mismo os hace menos calurosa la noche.

    ResponderEliminar