"Cincuenta Sombras Liberadas" ~ E.L. James.


Cuando la inexperta estudiante Anastasia Steele conoció al joven, seductor y exitoso empresario Christian Grey, nació entre ellos una sensual relación que cambió sus vidas para siempre.Sin embargo, desconcertada y llevada al límite por las peculiares prácticas eróticas de Christian, la joven lucha por conseguir un mayor compromiso por parte de Grey. Y Christian accede con tal de no perderla. Ahora, Ana y Christian lo tienen todo: amor, pasión, intimidad, bienestar y un mundo de infinitas posibilidades. Pero cuando parece que la fuerza de su relación puede superar cualquier obstáculo, la fatalidad, el rencor y el destino se conjuran para hacer realidad los peores miedos de Ana.

 
Reseñas de los dos primeros tomos.





CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS es la última entrega de la trilogía Cincuenta Sombras. En él se cuentan las primeras semanas del matrimonio de Ana y Christian, y con el final de la segunda parte... buf, yo tenía muchas ganas de leerlo.

Esa parte no me ha decepcionado mucho; en realidad, este libro no me ha decepcionado tanto como Cincuenta Sombras más Oscuras. A parte, Cincuenta Sombras Liberadas cuenta con un extra: además del típico epílogo, x tiempo después, tenemos las primeras navidades de Christian (es MUY tierna esa parte) y un "Conocemos a Cincuenta", que es cómo vivió él los primeros encuentros con Ana... ha sido interesante, haha.

El gran fallo que le veo a este libro es la repetición. Ana está constantemente con las siguientes presguntas: "¿cómo puede excitarme así con una sola palabra?", "¿cómo voy a poder...?, ¿cómo voy a poder...?, ¿cómo voy a poder...?", "¿me voy a cansar alguna vez?". -_-" Y cada vez que aparece la corbata gris "¡oh, mi corbata preferida!". Lo sabemos, Ana, lo sabemos... ¡pero es que Christian tampoco se salva!: "cuando pienso en lo que podría haber pasado...", "si te pasara algo...". ¡Dejad de repetíos! Parecéis un puñetero disco rayado. ^^ <-eso es para suavizar.

Pero sí, lo mejor de esta saga sigue siendo Christian Grey, que aún se comporta como un adolescente sobreprotector maníaco del control. Ana, por su parte, se vuelve más estúpida aún. Aunque bien es cierto que hay un momento en el que ya dice "basta" (en lo referente a presionar a Christian), la mayor parte de la novela está idiotizada. Lo que hace que Christian se idiotice, que provoca que Ana esté peor aún... como veis es una espiral hacia abajo sin control... ¡estamos todos locos!

En cuanto a la narración, sigue siendo fluida con muchos diálogos, así que muy amena. Cómo no, al estar todo ese tema surrealista (ya me conocéis, lo encuentro hasta debajo de las piedras...), hay momentos en que te ríes a carcajadas, pero hay otros que, de lo bien narrado que está, se te tensa todo el cuerpo y no puedes dejar de leer.

Lo que menos me ha gustado esta vez ha sido el atropello del final. Bueno, no del final-final, era algo más intermedio. Pero el caso es que hay una serie de saltos temporales después del cumpleaños de Ana; saltos temporales en los que te ubicas por los correos electrónicos, y no sé vosotros, pero yo cuando leo los correos que se mandan no me entretengo precisamente en el día xD.

En conclusión, CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS me parece una buena forma de acabar la trilogía, si bien es cierto que podría haber estado muuuuuuuuuuuuucho mejor. Acción tiene, sí, aunque un poquito más no le habría venido nada mal... Pero lo que he echado en falta han sido más polvos pervertidos. El nivel baja mucho de un libro a otro, hum.



¡Mami! ¡Mami! Mami está dormida en el suelo. Lleva mucho tiempo dormida. Le cepillo el pelo porque sé que le gusta. No se despierta. La sacudo. ¡Mami! Me duele la tripa. Tengo hambre. Él no está aquí. Y también tengo sed. En la cocina acerco una silla al fregadero y bebo. El agua me salpica el jersey azul. Mami sigue dormida. ¡Mami, despierta! Está muy quieta. Y fría. Cojo mi mantita y la tapo. Yo me tumbo en la alfombra verde y pegajosa a su lado. Mami sigue durmiendo. Tengo dos coches de juguete y hago carreras con ellos por el suelo en el que está mami durmiendo. Creo que mami está enferma. Busco algo para comer. Encuentro guisantes en el congelador. Están fríos. Me los como muy despacio. Hacen que me duela el estómago. Me echo a dormir al lado de mami.



3 comentarios:

  1. Hola!! ya he leido tu reseña y si que es cierto que Ana se repite mucho, pero es que lleva asi durante los tres libros, los momentos en los que empieza a pensar... siempre es lo mismo XD XD

    Saludos!!

    Colas de Sirena

    ResponderEliminar
  2. Tengo que ponberme con esta saga lo antes posible. Por cierto, me encanta como has puesto el blog, las hojitas de otoño son encantadoras *_*

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que tengo ganas de leer estos libros
    un beso

    ResponderEliminar