"Lola y el chico de al lado"
~ Stephanie Perkins ~



Título: Lola y el chico de al lado.
Título originalLola and the boy next door.
Género: Realista. Romance.
Serie: Libro único (#2 dentro de una recopilación).
Detrás de la portada: Kristina Duewell.
Primera publicación: 2013.
Editorial: Plataforma Neo.
Páginas: 399.
Precio: 17€.

Para la diseñadora de moda en ciernes Lola Nolan, las prendas de ropa más llamativas, más brillantes, más divertidas, más salvajes, siempre son las mejores. A pesar de su estilo extravagante, Lola es una hija ejemplar y una buena amiga, y tiene grandes planes para el futuro. Todo en su vida parece bastante perfecto (incluso su guapísimo novio roquero) hasta que los gemelos Bell se mudan de nuevo a la casa de al lado.
Cricket Bell ha vuelto y quiere arreglar los problemas del pasado. Y Lola deberá reconocer sus verdaderos sentimientos hacia él.

LOLA Y EL CHICO DE AL LADO. Esa novela juvenil que tanto esperábamos algunos, que ha encantado, que ha decepcionado, que ha transmitido más o menos que la anterior... En definitiva, LOLA, sin más.

Bueno, bueno, bueno. La verdad que tengo mucho que decir de este libro. Perkins, cielo mío, ¿qué has hecho? La mayoría de gente, como he visto en otras reseñas, opina igual que yo: ¿quién es Lola y por qué echo de menos a Anna? En teoría, cuando un autor escribe su segundo libro, suele ser mejor que el primero, pero en este caso... no. Para nada. LOLA en mi opinión tiene muchos fallos que no compensan las cosas buenas... si es que las hay.

Veamos. Con Anna, Perkins consiguió que una historia que estaba cantada fuera preciosa: que nos creyéramos ese amor con St. Clair. Pero con Lola la ha pifiado bien pifiada... No sé vosotros, pero a mí aún me cuesta entender a este personaje. Sus debates internos son bastante largos y aburridos, por no decir que cuando habla de ropa me pierdo completamente. No es que la moda no me guste, sinceramente me es indiferente, pero lo explica todo tan detalladamente... que si esto es de leopardo o aquello tiene un estampado de cebra, que si hago no-sé-qué de un vestido a lo María Antonieta... No ¡___¡

Como con Anna, este tipo de libros son los que están cantados incluso antes de empezar a leer (rollo Titanic y su bonita *cofcof* historia de amor, ¿me explico?). El tipo de libro que sabes cómo va a acabar, vamos. El cual no es un problema porque, bueno, todos sabíamos esto (ya fuera porque leímos el otro o por esa sinopsis que nos desvela la mitad de la historia).

La historia, la historia... No está del todo mal, peeeeeeeeeeero... le faltan cosillas, no sabría decir el qué exactamente, pero podría ser más real, más Anna (ese personaje me caló, me gustara más o menos pero me caló). Por lo demás, chica con novio que se reencuentra con su viejo amor, aquel que le partió el corazón pero con una buena excusa para ello y poco más.

Y hablando de los personajes... algunos me han encantado, otros me han parecido originales y el resto estaban de relleno. Los padres de Lola estarían en el primer grupo, su progenitora en el segundo, y con los demás me refiero a Max (el novio) y Lindsey (la más mejor amiga que me ha parecido un plagio casi acertado de la mejor amiga de Anna). Luego están los gemelos Bell... Cricket es muy cuqui y todo lo que tú quieras y su hermana es la típica estrella que no tiene vida social por su carrera... rollo Soñando, soñando triunfé patinando. (hoy estoy con las películas malas que no paro :D)

Como boom, advertiros que el estilo de Perkins aquí cambia brutalmente. Añadid a esas explicaciones detalladas que de por sí me parece que ya está mal redactado. Hay una mala ubicación en las frases y no hay quien las entienda algunas veces. No sé si esto ya será culpa de la traducción o de la autora, pero me ha costado cogerle el truquillo en este sentido.

PERO, PERO, PERO... Como sabéis, en mis reseñas siempre hay un pero por ahí escondido. En este caso, llega en la página 300, cuando los personajes cambian bastante y TODO ES TAN BONITO Y CUQUI. Ganas de amar a Perkins hasta el final de los días. ~ Cricket se vuelve tan... en fin, Cricket. Y Lola es tan tonta... pero tan tonta... Pero Cricket tan Cricket... Y bueno, ya veis el círculo vicioso. Y los padres de Lola tan geniales: si no es suficiente con un padre protector, ¡imagina con dos!

Y el final era tan previsible... Quiero decir, dentro de lo previsible, taaaaaaaaaaaaan previsible. Pero bueeeeeeeeeno, lo cortés no quita lo valiente noséquépintaestafraseaquí, tiene un final adecuado y perfecto, lalalalala. AUNQUE TENGO QUE AÑADIR ALGO. Perkins, no me robes las frases ¬¬" "...precisamente son nuestras imperfecciones las que nos hacen perfectos para otra persona." Llevo diciendo esa frase toda mi vida. ¡_¡ Repito: Perkins, no me robes las frases, anda, maja. 

Click aquí para leer el primer capítulo.


no le puedo dar más porque el principio es horriblemente lento

3 comentarios:

  1. Tengo el primero en el e-book, caerá prontito!

    Besoos

    ResponderEliminar
  2. Hola ^^ Paso por aquí para comunicarte que te he premiado en el premio Dardos cómo uno de los quince blogs elegidos. http://lavozdeltiempoliteratura.blogspot.com.es/2013/06/mi-primer-premio.html

    ResponderEliminar
  3. A mi la verdad es que me gustó mucho. Si que te doy la razón en que los debates internos de Lola se podrían acortar un poco, es muy repetitivo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar