Una jaula vacía

Una jaula decorativa colgaba vacía del techo en una esquina.


EL COLOR DE LOS SUEÑOS
Ruta Sepetys · Autoconclusivo
18'90€ | Maeva Editorial | 320 páginas
Ficha en GoodReads 

Nueva Orleans, 1943. Josie, una niña de diez años, acompaña a su madre Louise, a ver a Willie, la dueña del burdel más famoso de la ciudad, para que vuelva a darle trabajo. Willie siente una simpatía inmediata por Josie y le concede una nueva oportunidad a su madre. Siete años más tarde, gracias a Willie, Josie ha conseguido trabajo en una librería en cuya trastienda vive para mantenerse apartada de Louise todo lo posible. A cambio, echa una mano limpiando en el burdel y ayuda a Willie con las cuentas, pues se ha convertido en una de sus personas de confianza. Pero Josie sueña con una vida mejor. Se hace amiga de Charlotte, una chica de buena familia que está de visita en la ciudad, y empieza a albergar el ferviente deseo de abandonar Nueva Orleans e ingresar en la universidad. Aunque ese futuro parece estar muy por encima de sus posibilidades, hará lo posible, con todo su esfuerzo y la ayuda de sus amigos, por cumplir su sueño.

Aunque sí es cierto que EL COLOR DE LOS SUEÑOS tiene una historia, yo personalmente no diría que esto es lo más importante de la novela. La autora se ha esforzado en contarnos cómo era Nueva Orleans en la década de los cincuenta, pero a mi parecer (y sintiéndolo mucho) creo que ha descuidado un poco el enlace para que no se hiciera aburrida ni pesada (¡y esto último lo ha conseguido, desde luego! El libro se lee en un suspiro: tiene una narrativa muy ágil, que hace que devores las páginas una tras otra y sin pestañear). Os preguntaréis entonces si hay una trama, y por supuesto que la hay, pero no es esencial: nosotros, como lectores, aparecemos en el lugar y momento más inoportunos de nuestra protagonista: Josie.

Como toda buena literata, para mí este libro ha tenido una parte que me ha encantado: las escenas de la librería. Allí, apostaba con Patrick (su compañero de trabajo): el juego es hacerse señas para averiguar qué género va a comprar el cliente en cuestión (aunque a veces, simplemente para pasar el rato, hacían una versión reducida de lo que aquí conocemos como "Casar, besar o matar", pero sólo con una opción. ¿Darcy o Gatsby? ¡Darcy, por supuesto!). Esto son detalles que, para qué negarlo, me han encantado. Me han hecho la lectura muy amena e interesante.
Contemplé las estanterías desnudas. Unas baldas sin libros eran algo desolador y totalmente injusto.
Quería hablaros de la protagonista que, con sólo diecisiete años, ya es capaz de empuñar un arma sin que le tiemble el pulso. Supongo que no hay que olvidar que las madres como las de Josie existen, y aun sabiendo que es ficción, que una joven alce el vuelo gracias a la inspiración de los libros, intentando dejar atrás sus orígenes, es algo prometedor. Josie es una chica extrañamente ordinaria, y creo que es por eso por lo que me ha gustado tanto. Además, con esos 150 libros al año, es una proyecto de Beleth y lo sabéis.
Ya no podía estar segura de nada, solo de que Nueva Orleans era una amiga infiel y de que quería abandonarla. 
Pero lo que realmente termina de completar esta novela es los personajes secundarios. Willie, la madame del burdel; Cokie, el chofer/amigo/Cokie (es que Cokie es Cokie: no se le puede definir con palabras. Es un personaje sensible, sobre todo); Patrick, el chico que regenta la librería donde trabajo Jo, resulta ser un personaje muy curioso y bastante bien trabajado, al igual que Jesse; incluso Louise (la madre de Josie) y Cincinnati (en mi mente les llamo Telma y Louise :3) que juegan un papel medianamente importante en la historia, así como el señor Hearne o Charlotte, que también tienen sus escenas esenciales.

Después de leer las dos novelas de Ruta Sepetys, creo que me puedo hacer un perfil aproximado de ella. Quiero decir: Ruta no va a contarte una historia como podría hacerlo Stephanie Perkins o Caragh M. O'Brien. Lo que hace la autora aquí es contarte una situación: narrarte cómo fue la vida en tal época o en aquella otra. No está para endulzarte la novela con tonterías: está para que abras los ojos a la realidad del pasado.

En definitiva, EL COLOR DE LOS SUEÑOS me ha gustado bastante, pero no me ha llegado tanto como Entre tonos de gris, para nada. No me ha roto el corazón, no me ha dejado llorando en un rincón, y sobre todo el final me ha parecido soso en comparación con lo demás y con el pedestal en el que tenía puesto a la autora, jajajaja. 

4 comentarios:

  1. Hola^^
    Lo conseguí hace poco y le tengo muchas ganas. Espero que me guste, además no he leído Entre tonos de gris así que no espero mucho de el.
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer algo de esta autora y este es el libro que más me llama la atención, aunque visto lo visto leeré antes Entre tonos de gris, ya que lo tengo...
    Me alegro de que disfrutaras de la lectura, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me apetece mucho leerlo, no sé cuándo podré hacerme con él, espero que pronto.
    Gracias por tu reseña :) Besos!

    ResponderEliminar
  4. Nunca me llamó este libro, pero estoy deseando leer "Entre tonos de gris".
    Muchas gracias por la reseña :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar