La última imagen que ahora ves



EL NIÑO QUE CONTABA CUENTOS Y SOÑABA CON VIVIR
Luis Heredia · Autoconclusivo
¿?€ | Editorial Círculo Rojo | 224 páginas
Ficha en GoodReads 


El actual presidente de los Estados Unidos calificó la matanza de Srebrenica con una mancha en la conciencia de la humanidad. En Julio de 1.995, miles de musulmanes hubieron de huir de los paramilitares Serbios y de su ejército a través de las sombras que proyectaba el bosque en dirección a la ciudad de Tuzla donde debían de protegerles de la terrible matanza a la que estaban sometiéndoles, los cascos azules. Sin comida, ni agua, hubieron de recorrer 55 kilómetros por zonas inaccesibles y escarpadas, alimentándose de las hierbas del camino mientras eran perseguidos para darles muerte. Jazel, un niño de 14 años, huyó con su padre y sus tres hermanos pequeños como también hicieron sus vecinos de las aldeas cercanas. Para volar del mundo del horror, viaja al mundo de los cuentos por él inventados con los que poder hacer olvidar a él y a los otros pequeños que le acompañaban en el penoso viaje hacia la vida, que el ser humano es un lobo para sus semejantes. Una historia de dolor, pero también de esperanza que te devolverá al lugar de donde nunca hubimos de emigrar los adultos: el maravilloso mundo de los cuentos que de niños nos hacía soñar con un mundo mejor.

EL NIÑO QUE CONTABA CUENTOS Y SOÑABA CON VIVIR cuenta la historia de una familia musulmana que escapa en mitad de la noche, huyendo mientras el hijo mayor cuenta cuentos a los pequeños...

Esta me ha parecido una novela extremadamente lenta y, en muchas ocasiones, aburrida. No había por dónde cogerla y en ningún momento ha llegado a engancharme, ni la narración ni su argumento, que en un principio no pintaba mal pero que al final se volvía pesado.

Es decir. No me gusta comparar, pero sintiéndolo mucho voy a tener que relacionar esta novela con Entre tonos de gris. Siempre hay (mínimo) dos formas de contar una misma historia, no digo que una de las dos esté mal, sólo recalco que una estará un poco (mucho) mejor. En un primer momento, la comparación no tiene sentido, pensaréis, pues son dos hechos históricos totalmente distintos: y tenéis razón. Pero Ruta Sepetys con Entre tonos de gris ha sabido llevar el odio y la muerte inevitable de una forma a la que Luis Heredia no llega siquiera a acercarse.

No puedo hablar por el tema de la historia, puesto que yo soy más de la segunda guerra mundial y a parte de eso lo histórico nunca me ha interesado especialmente, pero puedo asegurar que una corrección (o dos) sí que le hacían falta a esta novela. Está narrada en pasado (la mayor parte del tiempo), hasta que el escritor se confunde y narra un capítulo entero en presente, para después volver al pasado como si nada. Y no hago referencia a algunos "entreactos", que están con otro tipo de tipografía: me refiero a la misma historia, al mismo momento (según nos intenta hacer entender) pero con distintos tiempos verbales. Y eso, qué queréis que os diga, me ha tocado mucho la moral.

Como apunte, he de decir que si me he visto obligada a hacer una lectura diagonal del libro ha sido también por la fatiga visual. Editar un contenido tan amplio en cursiva daña la vista, es casi como poner un fondo negro con letras blancas: no consigues enganchar al lector ni aunque tengas delante de ti un bestseller.

Los personajes me han parecido terriblemente planos. Sin ningún sentido en la historia. Ni siquiera el protagonista, Jazel, que es el que narra y cuenta los cuentos y en general es el hilo conductor de la novela. Además, seguramente por la forma en la que está contado el libro, no me ha transmitido absolutamente nada: he terminado igual que cuando lo empecé, sin ningún rasguño en mi alma. El témpano de hielo no se derrite con facilidad... De hecho, es que todo me parecía tan extrañamente obvio (y mal escrito) que era imposible que me sorprendiera nada, mucho menos me destrozara.
Cuando termine, no volverás a besar a nadie ni a mirar con esos ojos a persona diferente que no sea la última imagen que ahora ves.
Redundante, pretencioso, excesivo y totalmente innecesario.  

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Después de leer tu crítica claramente no leeré la novela, a pesar de que la sinopsis me llamaba.
    Lo bueno es que me he apuntado ''Entre tonos de gris'', que parece que si está mucho mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me parecía interesante por la sinopsis, pero la reseña me ha echado para atrás. Gracias por la reseña.

    Saludos.

    ResponderEliminar