Debemos seguir amando



UN DÍA DE INVIERNO
Paula Gallego · Autoconclusivo
16,90€ | Escarlata Ediciones| 426 páginas
Ficha en GoodReads ♦

«Precisamente porque el mundo está lleno de odio,  
nosotros debemos seguir amando.»

En un vagón de tren con destino a Dinamarca, tres hermanos alemanes huyen de la guerra que ha estallado en Europa. Karan, la mayor de los tres, ha prometido a sus padres, a quienes deja atrás, que hará todo lo posible por mantenerlos a salvo. No será fácil, Annemette solo tiene cuatro años, y Joren, de catorce, es tan especial que el mundo no lo comprende.
Será un camino difícil y una lucha constante de Karan para cumplir su promesa y sobrevivir. No obstante, el destino le hará encontrarse con Derek, a quien la adversidad y la oscuridad no le quitan la sonrisa ni la fe en los finales felices.

UN DÍA DE INVIERNO nos cuenta la historia de tres hermanos, cuando sus padres deciden enviarlos fuera de Alemania, a Dinamarca, esperando que la guerra nunca llegue a ellos y, así, salvarlos. Pero este grupo de niños no es como los demás: no es sólo que Anne sea prácticamente una infante, sino que además Joren no termina de encajar del todo con la sociedad. Esto deja a Karan con mucha más responsabilidad de la que merece una adolescente de diecisiete años.

La novela, a rasgos generales, me ha gustado mucho: me ha hecho reír, me ha enternecido y sobre todo me ha conmovido. Pero hay que tener claro antes de adentrarse en ella que lo que nos vamos a encontrar no es una historia sobre la Segunda Guerra Mundial; sino más bien una ambientada en ella. Es más una historia de personajes que de acción, ya que ésta es bastante escasa para así poder dar más protagonismo a les chiques que aparecen. A mí, personalmente, las novelas movidas prácticamente en exclusiva por los personajes tienden a aburrirme un poco, y aunque ésta no lo ha hecho en demasía sí que he notado la falta de movimiento más de lo que me hubiese gustado.

Como he dicho, los personajes son el punto fuerte de la novela. Karan es fuerte y dulce, e intenta cuidar de sus hermanos lo mejor que puede, siempre echando en falta a su hermana mayor que es la que se encargaba de eso. El lector puede conectar con ella ante la situación que se le impone de deber; esto es algo que la afecta como persona y queda bastante bien reflejado en las páginas de su historia. Por otro lado, Joren me ha parecido el mejor personaje secundario, casi protagonista junto a su hermana. Allá donde va todos se percatan de que es diferente, pero en el grupo que se forma siempre lo tratan con respeto, y me encantó leer los comentarios de Karan en su cabeza ante las muestras de cariño que le hacían.
Los hermanos mayores tumban a los pobres chavales que intentan convertir la cara de los hermanos pequeños en cromos.
Otro personaje importante es Derek, que mueve la mayor parte de la trama romántica de la historia. Y sobre él me gustaría comentar que he creído ver ciertos comportamientos tóxicos muy normalizados, como por ejemplo el hecho de que en varias ocasiones menosprecie sus sentimientos o acciones diciendo que sus decisiones son estúpidas. Hay otro que me impactó todavía más pero es medio spoiler aunque todos sabemos que era algo inevitable (la situación, no lo que hace Derek).

La narración me ha parecido ágil y muy amena; las páginas de la novela vuelan, posiblemente acelerada por sus capítulos cortos, y eso es algo que yo particularmente agradezco. El problema es que así como los primeros sesenta capítulos son acorde a su duración, los últimos me han parecido precipitados, así como el final de la historia, que llega a un punto de inverosimilitud antes del final final que tuve que releer varias veces los mismos párrafos para asegurarme de que lo estaba entendiendo bien.

En definitiva me ha parecido una novela muy interesante, si bien no es lo que me esperaba cuando empecé a leerla, ha resultado ser entretenida y me ha abierto las puertas a unos personajes bien construidos con los que he podido conectar en más de una ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario